Por internet o en persona, la Biblioteca Pública de Eagle Rock sigue siendo un centro para la comunidad.

64
Estantes de libros dentro de la Biblioteca Pública de Eagle Rock en Los Angeles, CA. 1 de febrero, 2022. Mostyn Trudinger-Smith/The Occidental

Traducido por Nicole Rios ’23 

Read in English here

Cuando las escuelas locales terminan el día, la Biblioteca Pública de Eagle Rock (ERPL por sus siglas en inglés) comienza a llenarse de estudiantes, y el espacio adquiere un bajo zumbido de energía. Los niños deambulan por las estanterías, utilizan las computadoras o se sientan en grupos para hacer las tareas. Algunos encuentran a la bibliotecaria de jóvenes adultos Patsy Tuck en el mostrador de ayuda y le piden indicaciones para llegar a “Seige and Storm”, los libros de “Looniverse” o “Frozen”. La biblioteca aún está recuperando el ritmo de funcionamiento en persona, pero ya ha recuperado la animación y la charla animada, aunque tranquila, de un centro comunitario.

De acuerdo con la misión de la Biblioteca Pública de Los Ángeles (LAPL por sus siglas en inglés) – enriquecer, educar y capacitar a las diversas comunidades de Los Ángeles a través del acceso a las ideas, los libros y la tecnología -, la ERPL tiene sus raíces en la comunidad. La programación de la biblioteca refleja la aportación de los miembros de la comunidad a través del programa de liderazgo de la biblioteca, dijo Tuck.

Según la bibliotecaria infantil Caitlin Quinn, la ERPL volvió a abrir físicamente en junio del 2021. A lo largo de la pandemia, la biblioteca ha seguido sirviendo a su comunidad a través de la programación virtual, que continúa incluso cuando se han reanudado las operaciones en persona.

“Aunque estabamos cerrados físicamente, nuestras puertas virtuales estaban abiertas”, dijo Tuck.

La biblioteca atiende regularmente a los niños de las escuelas de los alrededores, como la escuela St. Dominic, la escuela primaria Dalia Heights y la escuela media, secundaria y elemental Eagle Rock, dijo Quinn. Además de ayudar a los estudiantes con sus tareas, la biblioteca ofrece programas virtuales que abarcan todo, desde aprender a dibujar hasta la lectura de cartas del tarot, según Tuck.

En el programa Teens Leading Change de la biblioteca, los jóvenes adultos exploran temas de interés y crean proyectos para promulgar cambios positivos en sus comunidades, dijo Tuck.

Antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, los adolescentes de la sucursal trabajaron junto con la League of Women Voters en un proyecto sobre el derecho al voto, que culminó con un evento en el que se repasaron las medidas electorales para ayudar a informar a los votantes locales, según Tuck.

“Cuando paso lo del COVID nos desbanco, así que tuvimos que adaptarnos y sobrevivir, aun asi puedieron completar el proyecto”, dijo Tuck.

A pesar de los obstáculos relacionados con la pandemia, el acto de votación tuvo una de las mayores asistencias de toda la transmisión de LAPL, según Tuck. Dijo que era muy gratificante completar un proyecto tan importante.

Según Tuck, la sucursal también atrae a los adultos jóvenes a través del Consejo de Adolescentes, un grupo que participa en el liderazgo de la biblioteca. Tuck dijo que la biblioteca recibió recientemente una subvención para un área designada para los adolescentes y está actualmente en el proceso de diseño del espacio con la aportación del consejo. Tuck hizo recientemente el pedido de los muebles y dijo que espera tenerlos instalados en febrero.

Adicionalmente, el ERPL es una rama del The Neighborhood Science Program, cuyo objetivo es involucrar a los niños en STEM, con un enfoque en el medio ambiente. A través del programa, los adolescentes y los niños pueden sacar kits con proyectos educativos relacionados con el medio ambiente, como materiales para comprobar la calidad del aire o del agua, y utilizarlos junto con la programación.

Para fomentar el compromiso con la comunidad de los niños más pequeños, la biblioteca también organiza un club de lectura mensual sobre justicia social. Quinn, líder del club de lectura, dijo que se inspiró para iniciarlo debido tanto a los eventos nacionales como a los cambios reflexivos que están ocurriendo en el mundo editorial. Quinn se dio cuenta de que los autores de libros para niños empezaban a abordar cuestiones sociales importantes: la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el privilegio de los blancos y la equidad frente a la igualdad.

“Fue un momento emocionante en el que sentí que sí, que los libros son un gran punto de conversación, un punto de partida, para saltar y empezar a hablar de estas cosas”, dijo Quinn. “No creo que los niños sean nunca demasiado jóvenes para comprometerse”.

Sonja Hannah, directora de la sucursal de ERPL, dijo que el programa ofrece tanto a los niños como a sus padres un espacio de apoyo para hablar de temas serios, que los padres pueden estar inseguros de cómo – o si – abordar.

“No vas a poder refugiar a tus hijos, así que lo mejor es educar y aprender con ellos”, dijo Hannah.

Aunque muchos de los programas de la biblioteca han experimentado un descenso en la participación desde que se conectaron a Internet, la nueva plataforma también ha permitido una mayor flexibilidad y accesibilidad. Con el programa Tech2go a través de LAPL, los miembros de la comunidad de ERPL pueden tomar prestadas compotadoras portátiles y puntos de acceso a Internet para su uso a largo plazo. Ahora es más fácil que nunca acceder a los programas de todas las sucursales de la biblioteca, según Hannah.

“Lo mejor de los [programas] virtuales es que ahora son accesibles, al menos para los que tienen la tecnología”, dijo Hannah. “Y ahora incluso les daremos el dispositivo para acceder a ellos”.

Paula Martinet, miembro de la comunidad, recuerda haber llevado a sus hijos, que ahora tienen 24 y 27 años, a ERPL cuando eran pequeños.

“Les tome fotos delante del cartel. Fue un momento de orgullo cuando recibieron sus tarjetas”, dijo Martinet.

Actualmente, Martinet dice que utiliza la sucursal casi semanalmente para investigar los diversos temas que le interesan. La semana pasada, leyó libros sobre Qigong, y esta semana está leyendo colecciones de poetas irlandeses.

Según Caitlin, la ERPL no ha dejado de perseguir su misión de educación comunitaria mediante el acceso a libros e ideas. Al pasar por el otro lado de los cierres de la pandemia, el lugar en sí mismo mantiene su larga permanencia como centro de aprendizaje comunitario.