‘Consistente, pero creciendo’ Lemon Poppy Kitchen celebra 10 años

59
Lemon Poppy Kitchen celebra su décimo aniversario en Glassell Park en Los Ángeles, CA. El 17 de marzo, 2022. Kate Bown/The Occidental

Read in English here

Traducido por Caroline Palumbo ’23

Este Marzo marca 10 años de Lemon Poppy Kitchen, con sus acentos amarillos y brunches especiales, mermeladas y panes servidos en su ubicación en Glassell Park. Los dueños y clientes del restaurante celebraron el 13 de marzo con un evento especial para las familias, con un pintor de caras, un mago y un artista de globos, según Anca Caliman, una de las dueñas del restaurante.

“[El evento] es tanto para nosotros como para los clientes, porque han estado viniendo aquí durante 10 años”, dijo Caliman. “Hay niños que tienen 10 años que han venido aquí desde que eran bebés, o quienes conocimos a sus mamás cuando estaban embarazadas”.

En un comienzo poético y muy Angelino, la idea de Lemon Poppy Kitchen nació en un mercado de campesinos, cuando los co-dueños Caliman, Jack Wilson y Katie Kildow se conocieron y decidieron combinar sus fortalezas culinarias. En ese momento, Kildow estaba produciendo mermeladas, mientras que Caliman y Jack Wilson eran compañeros en un negocio que fabricaba placinta, un pastel de queso tradicional rumano.

La visión de los tres dueños de Lemon Poppy Kitchen era para hacer productos en casa, entonces Caliman dijo que cuando ella y los otros copropietarios encontraron el espacio vacío que ahora es Lemon Poppy Kitchen, parecía el lugar perfecto para una cocina de producción y un restaurante de  brunch. Desde su apertura, sus mermeladas caseras, brunches y productos de Europa del Este se han mantenido como un pilar de su restaurante. 

“Comenzamos nuestra asociación con estos productos caseros más artesanales y eso es lo que se convirtió en la visión. Hasta hoy en día, todavía hacemos todo en casa”, dijo Caliman. “Hacemos nuestra propia ketchup, mostaza y molemos la carne para nuestra salchicha de pollo. Queremos servir comida que sea amada, hecha [desde cero/a mano] y nutritiva para la comunidad”. 

Anca Kaliman co-fundó y co-dueña Lemon Poppy Kitchen en Glassell Park en Los Ángeles, CA. El 17 de marzo de 2022. Kate Bown/The Occidental

Una cliente, Erika Montoya, dijo que ha ido al restaurante desde que comenzó a trabajar como estilista en una peluquería un par de puertas más abajo de Lemon Poppy Kitchen hace un año. Dijo que visita el restaurante todos los días para tomar un café con leche y un sándwich de pavo y aguacate.

“Los he visto ser consistentes, pero creciendo”, dijo Montoya. “Su consistencia es la razón por la que me gusta tanto este lugar. Creo que es por eso que a todos les gusta”.

Montoya dijo que continúa yendo al restaurante no solo porque es delicioso, sino también porque ha podido formar amistades con los empleados.

“They are all so friendly. I know them all by name and they know me,” Montoya said. “It is the little things like when someone knows your latte order and it is sweet because it is very community-driven.”

“Todos son muy amables. Conozco a todos por su nombre, y ellos me conocen a mí”, dijo Montoya. “Son las cosas pequeñas, como cuando alguien conoce tu pedido de café con leche, y eso es muy bonito porque está muy impulsado por la comunidad”.

Caliman dijo que las estrechas relaciones que ella y su empleados han desarrollado con los clientes solo se fortalecieron durante la pandemia, y hace que esta celebración de aniversario sea aún más significativa.

“Conocemos a mucha gente y tratamos de aprender sus nombres”, dijo Caliman. “Definitivamente nos hicimos más cercanos durante la pandemia y creo que la gente esperaba al menos venir aquí y saludar a alguien mientras tomaba un café”.

Jack Shepard, gerente general, dijo que su parte favorita de trabajar en Lemon Poppy Kitchen es la comunidad que ha construido con sus compañeros de trabajo y con sus clientes.

Erika Montoya es un cliente regular en Lemon Poppy Kitchen en Glassell Park en Los Ángeles, CA. El 17 de marzo de 2022. Kate Bown/The Occidental

“Es un ambiente súper creativo y amable”, dijo Shepard. “He trabajado con buenas personas que tienen muchas pasiones similares y he conocido a muchos clientes excelentes aquí. Es un muy buen ambiente, como una pequeña familia.”

Shepard dijo que disfruta de la cultura de equipo muy unida que han creado los propietarios de Lemon Poppy Kitchen, algo por lo que estaba aún más agradecido durante el [cierre] de COVID-19.

“Creo que los dueños son otra gran parte de esto. Hacen un gran trabajo apoyándonos lo mejor que pueden”, dijo Shepard. “A veces durante la pandemia, nos permitían entrar y obtener comida todos los días cuando estábamos cerrados. Realmente se aseguran de que seamos [cuidados] durante tiempos inciertos”.

Caliman dijo que aunque sabe que la pandemia fue difícil, los empleados del restaurante se esforzaron por hacer que tanto los clientes como los empleados se sintieran bienvenidos y agradecidos durante ese tiempo.

“Algo que cambió para nosotros durante la pandemia es que sabemos que somos trabajadores esenciales, pero también debemos priorizar nuestras necesidades”, dijo Caliman. “No pienso en nuestros clientes y nuestros empleados como comunidades diferentes — todos somos la misma comunidad que se necesita cuidar”.