Glendale Planning Commission rechaza la propuesta de la planta de biogás de Glendale Water and Power para Scholl Canyon

56
El camino principal en el vertedero de Scholl Canyon en Los Angeles, CA 16 de octubre, 2021 Em Balaghi/ The Occidental

Read in English here

Traducido por Jackson Eddy ’22

En una votación de 5-0, el Glendale Planning Commission rechazó la propuesta de Glendale Water and Power (GWP por sus siglas en inglés) para establecer una planta de biogás en Scholl Canyon. La planta tomaría gases de vertadero y los convertiría en energía. La decisión viene después de una reunión de más de cinco horas en el seis de octubre. La reunión incluyó una explicación del informe final de impacto ambiental (FEIR por sus siglas en inglés) de GWP y preguntas desde los comisionados y desde ciudadanos que llamaron para hacer preguntas.

En su declaración inicial en la reunión, defensors de la propuesta – incluyendo miembros de Stantec Consulting Services, Montrose Environmental Group, el Departamento de Bomberos de Glendale, y el propio GWP – presentaron la idea de la planta de energía de biogás. Como vertedero, Scholl Canyon produce gases como metano que necesita ser manejado bajo de las regulaciones de metano en vertaderos de California. A partir de ahora, esos gases son quemados por bengalas que reducen emisiones de metano y queman gases inflamables que serían liberados a la atmósfera. La propuesta de GWP introduce la idea de una planta de energía de biogás que instalaría motores de combustión para quemar el metano en lugar de las bengalas. Este proceso produciría energía y sería un remedio para la problema del metano.

John Takhtalian, administrador municipal adjunto de la ciudad de Glendale, dijo que la propuesta pondría en práctica gases de vertedero que ya existen.

“En pocas palabras, los gases de vertedero existen ahora y tiene que ser abordado de una forma u otra”, dijo Takhtalian en un correo electrónico. “Con esta planta propuesta, el gas mismo sería utilizado en una manera controlada para generar electricidad, que se distribuirá de nuevo a la red eléctrica de la ciudad para suministrar energía a nuestros residentes y negocios”.

La propuesta incluyó cuatro motores, cada uno diseñado para funcionar con gas de vertedero, que producirían tres megavatios de potencia cada uno. Les Toth, un ingeniero mecanico de Stantec Consulting Services representando la propuesta de GWP, dijo durante la reunión que todos los generadores funcionarían a plena potencia hasta 2032. En ese punto, uno de los generadores se desconectaría hasta 2040. Los modelos proyectados, él dijo, están diseñados a parar en 2040 debido a la dificultad de evaluar niveles de gas vertedero tan lejos en el futuro. Toth dijo que aunque la FEIR dice que se permitió 10 por ciento de suplementación de gas natural en los generadores, solo se requirió un 1,5 por ciento de gas natural en las cámaras de precombustión, lo que fue un punto de confusión que surgió durante la reunión. El resto, dijo Toth, sería complentamente alimentado por gas de vertedero.

Adversarios de esta propuesta – incluyendo coaliciones organizadas como el East Area Progressive Democrats y el Glenoaks Canyon Homeowners Association, y ciudadanos de Glendale y Eagle Rock – no pudieron asistir la reunión en persona, pero tuvieron la oportunidad de llamar y expresar sus opiniones. Los que pueden asistir la reunión en persona incluyen comisionados y miembros del defenso de la propuesta, según Hans Johnson, el presidente del East Area Progressive Democrats. Él dijo que la oposición a esa propuesta ha existido hacia su incepción y muchos miembros de la comunidad estaban listos de añadir sus voces.

“Conozco exalumnos de Oxy volviendo a los principios de los 90s, quien refieron al vertedero de Scholl Canyon como ‘Mount Stinky’ (Montaña Aspetosa)”, dijo Johnson. “Uno de los preocupaciones de los residentes cercanas es que la industrialización de esa propuesta creará menos estigma y una manera más navigable hacia vertido que continúa o más vertido de materiales peligrosos en el sitio”.

Johnson llamó a la reunión para expresar eses preocupaciones, diciendo que el FEIR es fortuito y están preguntando los comisionados a rechazar el plan.

“La posición de la ciudad ha sido desde hace mucho tiempo que el vertedero de Scholl Canyon se está acercando su capacidad de vida útil y no hay intenciones de expansion futura de esa instalación cuando se llena hacia el límite de volumen”, Tahktalian dijo en un correo electrónico. Además, la operación prevista del proyecto de biogás propuesto no es contingente de ninguna operación adicional del vertederos más allá del cierre del vertedero existente, porque su dependencia en los gases de vertedero ya existente que se produce naturalmente en el vertedero será suficiente para la vida útil de este proyecto”.

Jackie Gish, presidente del Glenoaks County Homeowners Association (GOCHA por sus siglas en inglés) comité de vertedero, dijo que FEIR es inconsistente con los números presentados a la reunión, y no cubre la problema de manera adecuada. Ella dijo que aunque la potencia está listada, niveles de metano serán reducidos a través de tiempo, y por eso, la cantidad de potencia producido también reducirá. Según Gish, el FEIR no cubre este aspecto en bastante detalle. El 1,5 por ciento de gas natural requerido por las cámaras de precombustión notado en la reunión de la comision fue información nuevo que no estaba mencionado en el FEIR. Gish dijo que también estaba preocupada con la calidad del aire.

“El aire excede niveles seguros 100 metros en todas las direcciones alrededor de la planta, así que es como un campo de fútbol en todas las direcciones”, dijo Gish.

Gish dijo que aunque ahora la quema no es una solución perfecta, ella no cree que una solución perfecta existe. Ella cree que la quema es más seguro que los alternativos, y que la seguridad debe ser la preocupación primaria – especialmente considerando que, según, Gish, el vertedero debe cerrarse en cuatro años. Ella dijo que la gente debe ser preguntando sobre los planes por este espacio cuando cierre el vertedero.

“Pienso que Glendale ha sido esperando por una decisión sobre esta planta de energía antes de hacer planes sobre lo que debería pasar cuando cierre el vertedero”, dijo Gish. “Pero de cualquier manera, es una área en que los comunidades encirculando el vertedero debe hacer presión. Deberíamos recopilar las opiniones de la comunidad en lo que debería ser el tema de esta área.