El ayuntamiento de Glendale pospone la consideración de contratos para construir una planta eléctrica en Scholl Canyon

17
Estación de pesaje de basura en Scholl Canyon Landfill en Los Angeles, CA. Oct. 16, 2021. Em Balaghi/ The Occidental

Read in English Here

Traducido por Jessica Borovoy ’24

El Vertedero en el Cañón de Scholl (Scholl Canyon Landfill, en inglés) en Glendale está programado para cerrar en 2025, y las propuestas para el uso del terreno han sido discutidas por los residentes de la comunidad y líderes de la ciudad. El ayuntamiento de Glendale votó 3 contra 1 el 20 de septiembre para posponer, por cuatro meses, la consideración de contratos para construir una planta eléctrica de combustión de metano en Scholl Canyon. Este evento deriva de más de dos años de negociaciones y persistentes aportes de la comunidad acerca del futuro del vertedero.

Scholl Canyon ha sido considerada desde hace tiempo como una ubicación oportuna por Glendale Water and Power para construir la siguiente fuente de energía en Glendale, pero grupos locales se han opuesto a propuestas que no son limpias o renovables. El Presidente de East Area Progressive Democrats (EAPD, por sus siglas en inglés), Hans Johnson, dijo que este vertedero es un lugar particularmente perjudicial para una nueva planta de energía.

“Estamos muy preocupados por esa fuente de contaminación en la cual esta planta de gas se habrá de colocar”, dijo Johnson.

Administrador de la ciudad de Glendale, Roubik Golanian, y miembro del concejo de la ciudad, Ara Najarian ‘82, ambos dijeron que habrá un gran incremento en la necesidad de energía en Glendale en los próximos años. Johnson dijo que EAPD piensa que esta necesidad puede satisfacerse con fuentes de energía renovables.

Vista de los alrededores de Glendale, Los Angeles desde el borde de Scholl Canyon Landfill. Oct. 16, 2021. Em Balaghi/ The Occidental

Najarian dijo que, aunque el ayuntamiento de Glendale ya aprobó un plan para construir una planta de energía en Scholl Canyon, van a re-examinar la consideración de contratos para la planta de energía después de cuatro meses de participación comunitaria.

Najarian dijo que el ayuntamiento de la ciudad ha revisado propuestas para un campo solar y que sería construido en conjunto con la planta de energía. Él dijo que votó en contra del aplazamiento por cuestiones de aumento de costos.

“Cada mes de retraso en la operación del plan resulta en un gasto de alrededor de $1 millón de energía extra que nosotros tenemos que pagar”, dijo Najarian.

En la reunión del concejo del 20 de septiembre, Mark Young, el director general de Glendale Water and Power, presentó un estimado de $50 millones a lo largo del tiempo para el mantenimiento de la planta eléctrica, en lugar de los $15 millones estimados que se presentó previamente.

“Esto señala gran preocupación sobre la viabilidad y la seguridad de una planta como esa, cuando el personal de Glendale no puede dar respuestas claras sobre su costo, su duración, o la energía que produciría”, dijo Johnson. “Originalmente se garantizó que esto sería algo con una producción de 12 megavatios de energía para Glendale, y ahora se ha reducido a 11 MW”.

Najarian dijo que la electricidad que proveería la planta de energía justifica los costos. De acuerdo con Golanian, la ciudad de Glendale sería capaz de pagar el proyecto con su presupuesto de utilidades.

Calle principal de Scholl Canyon Landfill en Los Angeles, CA. Oct. 16, 2021. Em Balaghi/ The Occidental

Algunos grupos locales como EAPD y Glendale Environmental Coalition han expresado inquietudes específicas sobre los efectos que una planta eléctrica de combustión de metano tendrá en la calidad del aire y en la seguridad de los residentes de la comunidad.

“Lo que hemos escuchado es que hay un leve aumento en la contaminación del aire. Aún es insignificante bajo los actuales estándares de calidad de aire, pero es mayor que la quema de gas y el gas de metano” dijo Najarian.

La quema de gas es el proceso de quema de metano no deseado. En cambio, la central eléctrica propuesta, convertiría el metano en energía.

“Basado en el modelo que hemos recibido de un consultor externo, el proyecto de hecho va a ser más seguro que lo que está pasando, que es la quema de gases”, dijo Golanian.

Vista de los alrededores de Glendale, Los Angeles desde el borde de Scholl Canyon Landfill. Oct. 16, 2021. Em Balaghi/ The Occidental

Najarian dijo que la razón principal por la que el resto del concejo votó por un aplazamiento en la consideración de los contratos para la planta fue para hacer que la comunidad de Glendale se sienta escuchada.

“Solo fue para intentar suavizar algunos malentendidos. Casi todos los presentes dijeron, ‘Bueno, sabemos que necesitamos esto, pero solo hay que aplazarlo. Vamos a trabajar con la comunidad para explicárselos mejor’”, dijo Najarian.

Golanian dijo que un aplazamiento de cuatro meses no indica ningún plan del ayuntamiento de revocar su previa aprobación para construir la planta eléctrica.

Sin embargo, Johnson dijo que el aplazamiento demuestra un esfuerzo de buena fe por parte de la ciudad.

“No solamente estamos enfocados en resultados. Queremos ver discusiones más enriquecedoras y mayor evaluación de opciones”, dijo Johnson. “Glendale necesita hacer lo correcto por la gente que está resultando herida y aquellos que su salud y vida sigue siendo tratada como algo prescindible después de seis décadas de dumping. Y la confianza, como sabemos, no viene con atajos. Hace falta tiempo, hace falta compromiso. Se requiere de esfuerzos hacia la transparencia y honestidad”.